Tipos de Hemorroides – Hemorroides Externa, Síntomas

Anuncios publicitarios

Características, Hemorroides externa

Entre los tipos de hemorroides, encontramos la hemorroides externa. Este tipo de hemorroides se sitúa debajo de la línea pectínea en la cavidad anal y en la zona perianal. La inflamación está cubierta por epitelio o la piel perianal con presencia de mucosa.

te puede interesar:

Síntomas

Para identificar esta modalidad es sencillo, pues al ubicarse en las venas que están en el conducto anal es posible percibirlas al tacto y la experimentación de los siguientes síntomas:

Anuncios publicitarios

-Dolor, irritación, ardor y picazón en la zona anal

-Sangrado procedente del ano y presente en las heces

-El dolor alcanza toda la zona anal

Las hemorroides externas pueden tomar considerables tamaños que pueden contener coágulos sanguíneos. Es de vital importancia darles un tratamiento, pues esto puede generar al paciente grandes e intensos niveles de dolor.

Causas

Recordemos que las hemorroides son venas que al ejercer una fuerte presión sobre ellas, se inflaman y resultan dolorosas y molestas. Esta presión es causada cuando el ano hace un gran trabajo al momento de expulsar los residuos fecales del cuerpo, lo que lleva a la comprensión y empuje de las venas aquí localizadas. Estas heces son duras cuando no hay una buena alimentación.

Otras causas son:

-El embarazo y parto

-Enfermedades de transmisión sexual y cirrosis hepática

-Esfuerzo contínuo al defecar

-La obesidad

-Coito anal

-Sedentarismo

-Levantar cosas pesadas

Entre otros causantes.

Una vez aparezcan los síntomas, la persona debe consultar inmediatamente a su médico. Este, determinará el nivel en el que encuentra la hemorroides, según la apariencia y los síntomas, y podrá suministrarle un diagnóstico que lo llevará a su tratamiento. Un factor crucial de este tipo de hemorroides es que al ser externo, el médico podrá examinarlo con detalle y darle una valoración adecuada.

Tratamiento

Para el tratamiento de este tipo de hemorroides, existen dos alternativas: los medicamentos y los procedimientos quirúrgicos. Los primeros, son suministrados por el médico para reducir considerablemente el dolor por la inflamación y en esta medida, intentar reducir su tamaño. Esto dependerá del nivel en el que se encuentren, pues si ya es un nivel tercero o cuarto, es casi imposible aminorar el volumen de la vena alterada.

 

La cirugía es sugerida cuando ya la hemorroides no responde a los medicamentos y demás tratamientos existentes, como: mejora de la alimentación y el sedentarismo ocasional. Para este proceso existen varias metodologías como:

-Coagulación infrarroja: Quema del tejido hemorroidal con láser

-Escleroterapia: Solución química que es inyectada directamente en la hemorroide.

-Hemorroidectomía: Se usa en casos graves. Las hemorroides inflamadas son retiradas del cuerpo con instrumentos como el bisturí o el uso del láser.

-Ligadura con banda de goma: Una banda elástica es colocada en la base de la hemorroide que se localiza dentro del recto, esto produce que la contracción de la sangre para encoger y secar continuamente la hemorroides afectada.

-Otras cirugías: El tejido se expone ante un retractor y funciona para eliminarlo. Otros son tratados mediante un sellamiento para evitar la proliferación de la infección existente.

-Agua: El consumo de agua trae varios beneficios adicionales para el tratamiento de las hemorroides. Esto ayudará al cuerpo eliminando lo que no necesita de una forma más sencilla y menos dolorosa, pues la composición de las heces será más suave y facilitará su expulsión.

-Dieta: Adicionando el consumo de agua a la dieta, hay que incorporar otros alimentos como las frutas y verduras que además de aportar vitaminas y minerales para el cuerpo, nos ayudará para el proceso de expulsión, reduciendo la presión de las venas en la zona anal.

Por otro lado existen diferentes alternativas de remedios caseros que pueden contribuir a la reducción y posterior eliminación de las hemorroides. Esta opción es posible cuando el grado en el que se sitúa lo permite, pues llegando a niveles graves, esta medida se hace imposible de usar y hay que descartarla.

Aquí un vídeo para tener en cuenta el tratamiento y algunas de las causas.

Anuncios publicitarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *